Novedades

Liga Bioenergética cruzó a las petroleras por los precios de los biocombustibles

Provincias y productores de biocombustibles denunciaron una parálisis de la mitad de las fábricas y plantas, que emplean a 60.000 trabajadores. Rechazan bajar el cupo de mezcla de biodiesel y bioetanol con los combustibles.
Viernes, 17 Enero 2020
Fuente: 
Ambito

La Liga Bioenergética de Provincias Argentinas denunció una parálisis de la mitad de la industria de los biocombustibles, cruzó a las petroleras por exigir menos mezclas con los combustibles y recordó la "gravísima" situación que atraviesan los productores de biodiésel y bioetanol.

“La producción y utilización de las bioenergías constituyen las bases de un país sostenible, contribuyendo al desarrollo de economías regionales, agregando valor en origen, permitiendo el autoabastecimiento en materia energética y preservando el medio ambiente”, afirmaron desde La Liga.

Según supo Ámbito, con las naftas y el gasoil congelados, las petroleras integradas -con refinerías- rechazan el nuevo aumento de precios que exigen los productores de biocombustibles, de entre 10% y 20%. Las compañías de hidrocarburos no quieren que la Secretaría de Energía de Sergio Lanziani autorice un incremento de los biocombustibles, cuando ellos no pueden ajustar los valores en surtidores.

Esta situación derivó en una falta de abastecimiento a las refinadoras de los productos “bio” y el incumplimiento del cupo de entregas previsto por ley. Asimismo, las petroleras presionan por la posibilidad de modificar el régimen de promoción de los biocombustibles para reducir los cupos al mercado interno e incrementar sus ventas de crudo. Si esto sucede, la industria local de “bios” podría correr serios riesgos de desaparecer, mientras que se incrementará fuertemente la oferta de soja, maíz y caña de azúcar, lo que provocaría una baja en los precios de esas materias primas, y por ende, menos ingresos de dólares por retenciones para el país.

Algunos productores, incluso, denunciaron que ya hay petroleras que no cumplen con el 10% de corte para el gasoil, mientras que el 50% de la capacidad instalada de biodiesel de las plantas nacionales, que es superior a 4,5 millones de toneladas anuales, hoy se encuentra “ociosa”.

En este marco, la Liga, que es un ente público-privado formado por las cámaras empresarias de biocombustibles y los gobiernos de Santa Fe, Salta, Córdoba, Tucumán, Jujuy, Santiago del Estero, Entre Ríos y provincia de Buenos Aires, emitieron un documento con algunas aclaraciones:

  • La industria de los biocombustibles no está subsidiada, al contrario de otras industrias que necesitan que les garanticen mejores precios que los fijados internacionalmente para hacer inversiones en Argentina.
  • La industria de los biocombustibles evito importaciones por más de u$s27.000 millones de dólares en el periodo del 2010 al 2019.
  • Desde hace más de 10 años, los biocombustibles constituyen (y así debe continuar) una Política de Estado Nacional y Federal.

La última suba de biocombustibles se registró en noviembre pasado, cuando el ex secretario de Energía Gustavo Lopetegui elevó la tonelada de biodiesel a $44.121, mientras que el precio de adquisición del litro de bioetanol de caña de azúcar y el bioetanol de maíz alcanzaron los $29,80. En el sector consideran que como mínimo esas cifras tienen un 10% de atraso respecto del valor del dólar.

La Liga recalcó que los biocombustibles aportan sostenibilidad ambiental por el ahorro que genera en la emisión de gases de efecto invernadero; desarrollan las economías regionales, con sus 54 plantas en 10 provincias y más 60.000 fuentes de trabajo; agregan valor a la soja, maíz y el azúcar; sustituyen importaciones para evitar fuga de dólares y compras de gasoil al exterior, y ayudan a la diversificación de la matriz energética nacional.

Todos los derechos reservados.