Novedades

La industria del biodiésel dice presente en la lucha contra el coronavirus

El Coronavirus impuso al mundo un ritmo , y una modalidad , de funcionamiento e interrelaciones impensadas .
Jueves, 2 Abril 2020

El escenario que plantea el Coronavirus en una sociedad globalizada por estas horas nos aterra, nos paraliza, quizás porque los seres humanos , y el mundo del que formamos parte , requiere de “certezas” para poder seguir en movimiento, y proyectar tiempos futuros , a corto y largo plazo.

La irrupción de este virus – que avanza y avanza – pone a prueba a todos y cada uno de nosotros ya sea desde nuestros roles en lo colectivo hasta en nuestras vidas privadas.

Pone a prueba a los científicos que en los laboratorios buscan una solución que permita vencer al , por estas horas, enemigo “global”. Pone a prueba a personal médico , enfermeros y asistentes que están en la línea de fuego salvando vidas.

Pone a prueba a gobiernos que deben tomar decisiones rápidas y certeras para prevenir el avance del virus “coronado”. Nos pone a prueba como seres humanos , nos desafía en nuestra condición humana , a hermanarnos a la distancia para ser agentes de PREVENCIÓN, a ser solidarios para acompañar al otro, ese otro en el que nos reflejamos. Nos pone a prueba en un modo extraño para estos tiempos: el del aislamiento , ese que nos fortalece (aunque sea difícil de comprender) , nos ayuda a repensarnos y a reencontrarnos con nosotros mismos y con los seres más próximos.

En este contexto nos encontramos quienes , alguna vez, nos propusimos como objetivo producir pensando en un mundo sustentable , en un mundo para las generaciones por venir y apostamos , como en nuestro caso, por los biocombustibles como energía necesaria para un ambiente limpio a base de materias primas “renovables”.

Hoy desde nuestro sector contribuímos en esta crítica situación manteniendo nuestras producciones de biodiesel y de bioetanol pues son parte de algo que resulta imprescindible, en tiempos de Coronavirus para nuestro cuidado: el alcohol en gel. Ambos sectores proveen la materia prima para ese tan requerido “escudo protector”: el alcohol en gel. La industria del bioetanol provee el alcohol, la del biodiesel la glicerina.

Somos Industria Nacional , esa que siempre está , aún en los momentos más difíciles para todos y para el sector . En este tipo de situaciones se ve realmente el valor inconmensurable de contar con una industria nacional fuerte e inmune a factores exógenos . Tanto se habló de Vaca Muerta y la revolución del petróleo, pero la realidad es que no vemos a los barones del petróleo en la trinchera en estos momentos.

A la Industria Nacional se la ha vapuleado, ninguneado en los últimos años , sin embargo, maltrecha , y relegada, es la única que cuando se le requiere está presente y siempre sacando fuerzas para no ser derrocada por esos pocos que creen manejar el mundo y que en sus ansias de “ganar” se olvidan que somos todos parte del mismo mundo al que debemos cuidar. Cuidar a los ciudadanos, cuidar el ambiente porque eso es cuidar el futuro. Un futuro que hoy parece incierto pero con la ayuda , y la conciencia social en primer plano , en poco tiempo más volverá a ser claro y pleno de esperanzas.

El caso de los biocombustibles es emblemático . Se trata de una de las industrias más castigadas en los últimos años por el gobierno anterior, funcional a los vendedores de ilusiones del petróleo extranjero.

Hoy los biocombustibles demuestran que no sólo proveen energías limpias sino que le ahorran , al país, dólares , ayudan al cuidado el ambiente reduciendo las emisiones de C2O, generan empleo en la peor crisis de la historia mundial , y por si esto fuera poco, hoy son un aliado fundamental en la lucha contra el Coronavid19 ya que a partir de ellos se produce el alcohol en gel.

La realidad nos muestra la relevancia que tiene el contar en la Argentina de hoy, con una petrolera estatal, una Aerolínea de bandera y muchos otros intereses estratégicos en manos del Estado pues sólo gracias a esta singularidad vamos a poder salir de esta crisis , con la industria nacional como aliada incondicional.

Como productores nacionales deseamos que todo ésto también nos sirva de lección para valorar el coraje de toda la cadena industrial Argentina, que no puede parar, porque su propósito es más noble que la muerte en sí misma. Su propósito es mantener vivos a todos produciendo sin dejar de lado nuestros valores sociales y la dignidad que ésto conlleva. No somos especuladores ni vendedores de promesas sopladas al viento. Somos argentinos trabajando para argentinos y para el mundo.

Tenemos que dejar de deslumbrarnos con quienes nos venden “ilusiones” pasajeras. Debemos creer más en nosotros mismos , porque sin dudas saldremos de esta encrucijada que un virus nos ha planteado. Y saldremos fortalecidos.

Hermanados entre Argentinos y Argentinas, entre PyMES y grandes empresas nacionales, hombro con hombro , creando -por primera vez en nuestra historia- una muralla humana impenetrable a cualquiera que quiera, por interés propio o ajeno, desvalorizar a nuestro pueblo en la forma que sea!

Todos los derechos reservados.